domingo, 8 de marzo de 2009

Ideas para producción de video literario

Ideas para producción de video para curso de Literatura Hispanoamericana
TE QUIERO DE MARIO BENEDETTI


Decidí producir el video para el curso sobre el poema Te Quiero de Mario Benedetti, por dos razones: la primera es que este poema significa mucho para mí, pues fue dedicado por alguien muy especial, un amor no correspondido, y me identifico mucho con él.

La segunda razón es que a mi parecer, según lo que he aprendido de varios productores de televisión amigos míos y con quiénes he participado en varios proyectos, es que la estructura y la forma en como esta construido el poema, su lenguaje y su narrativa, permite la elaboración de un guión de manera sencilla y sin mayores complicaciones, y siendo los temas centrales de este poema el amor y la lucha social, me facilita a mí realizar el video durante mis horas de trabajo, lo que me ahorra el tener que filmar y grabar en mi tiempo de descanso, pues la fotografía que yo realizó es de calle y cubro muchas situaciones que se relacionan con la lucha social.

Podría en un momento tomar mi cámara de video y grabar situaciones reales de la calle y la vida social en Guatemala, y editar una buena pieza audiovisual, que incluya escenas románticas de parejas de todas las edades disfrutando de su amor, ilustrando que en tiempos convulsos, donde la violencia y el crimen imperan y todos creen que hay crisis, el amor todavía es capaz de mantenerlo todo en equilibrio y dar al ser humano una razón verdadera para seguir luchando.

Aparte tengo la idea de que en vez de grabar una voz que narre el poema, grabar el poema en una canción, ya sea con un coro de canto gregoriano o con alguien que pueda tocar la guitarra y que tenga una buena voz, que no sea un cantautor reconocido pero si alguien que pueda cantar y tocar la guitarra bien.

Por el momento sigo trabajando en los controles del guión, este es un proyecto creativo en proceso inicial. Continuamente subiré el progreso paulatino de este video.

Cinco Poemas elegidos para Producción de Video


Te Quiero

Mario Benedetti

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

A la izquierda del roble

Mario Benedetti

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
en el que uno puede sentirse árbol o prójimo
siempre y cuando se cumpla un requisito previo.
Que la ciudad exista tranquilamente lejos.

El secreto es apoyarse digamos en un tronco
y oír a través del aire que admite ruidos muertos
como en Millán y Reyes galopan los tranvías.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico siempre ha tenido
una agradable propensión a los sueños,
a que los insectos suban por las piernas
y la melancolía baje por los brazos
hasta que uno cierra los puños y la atrapa.

Después de todo el secreto es mirar hacia arriba
y ver cómo las nubes se disputan las copas
y ver cómo los nidos se disputan los pájaros.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
ah pero las parejas que huyen al Botánico
ya desciendan de un taxi o bajen de una nube
hablan por lo común de temas importantes
y se miran fanáticamente a los ojos
como si el amor fuera un brevísimo túnel
y ellos se contemplaran por dentro de ese amor.

Aquellos dos por ejemplo a la izquierda del roble
(también podría llamarlo almendro o araucaria
gracias a mis lagunas sobre Pan y Linneo)
hablan y por lo visto las palabras
se quedan conmovidas a mirarlos
ya que a mí no me llegan ni siquiera los ecos.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero es lindísimo imaginar qué dicen
sobre todo si él muerde una ramita
y ella deja un zapato sobre el césped
sobre todo si él tiene los huesos tristes
y ella quiere sonreír pero no puede.

Para mí que el muchacho está diciendo
lo que se dice a veces en el Jardín Botánico.

Ayer llegó el otoño
el sol de otoño
y me sentí feliz
como hace mucho
qué linda estás
te quiero
en mi sueño
de noche
se escuchan las bocinas
el viento sobre el mar
y sin embargo aquello
también es el silencio
mírame así
te quiero
yo trabajo con ganas
hago números
fichas
discuto con cretinos
me distraigo y blasfemo
dame tu mano
ahora
ya lo sabés
te quiero
pienso a veces en Dios
bueno no tantas veces
no me gusta robar
su tiempo
y además está lejos
vos estás a mi lado
ahora mismo estoy triste
estoy triste y te quiero
ya pasarán las horas
la calle como un río
los árboles que ayudan
el cielo
los amigos
y qué suerte
te quiero
hace mucho era niño
hace mucho y qué importa
el azar era simple
como entrar en tus ojos
dejame entrar
te quiero
menos mal que te quiero.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero puede ocurrir que de pronto uno advierta
que en realidad se trata de algo más desolado
uno de esos amores de tántalo y azar
que Dios no admite porque tiene celos.

Fíjense que él acusa con ternura
y ella se apoya contra la corteza
fíjense que él va tildando recuerdos
y ella se consterna misteriosamente.

Para mí que el muchacho está diciendo
lo que se dice a veces en el Jardín Botánico.

Vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
sólo de a ratos parecía
que iba a vivir
que iba a vencernos
pero los dos fuimos tan fuertes
que lo dejamos sin su sangre
sin su futuro
sin su cielo
un niño muerto
sólo eso
maravilloso y condenado
quizá tuviera una sonrisa
como la tuya
dulce y honda
quizá tuviera un alma triste
como mi alma
poca cosa
quizá aprendiera con el tiempo
a desplegarse
a usar el mundo
pero los niños que así vienen
muertos de amor
muertos de miedo
tienen tan grande el corazón
que se destruyen sin saberlo
vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
y qué verdad dura y sin sombra
qué verdad fácil y qué pena
yo imaginaba que era un niño
y era tan sólo un niño muerto
ahora qué queda
sólo queda
medir la fe y que recordemos
lo que pudimos haber sido
para él
que no pudo ser nuestro
qué más
acaso cuando llegue
un veintitrés de abril y abismo
vos donde estés
llevale flores
que yo también iré contigo.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
que sólo despierta con la lluvia.

Ahora la última nube ha resuelto quedarse
y nos está mojando como alegres mendigos.

El secreto está en correr con precauciones
a fin de no matar ningún escarabajo
y no pisar los hongos que aprovechan
para nadar desesperadamente.

Sin prevenciones me doy vuelta y siguen
aquellos dos a la izquierda del roble
eternos y escondidos en la lluvia
diciéndose quién sabe qué silencios.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero cuando la lluvia cae sobre el Botánico
aquí se quedan sólo los fantasmas.

Ustedes pueden irse.
Yo me quedo.

José Martí

¡Dolor! ¡Dolor! Eterna vida mía

¡Dolor! ¡Dolor! eterna vida mía,
Ser de mi ser, sin cuyo aliento muero!

* * *

Goce en buen hora espíritu mezquino
Al son del baile animador, y prenda
Su alma en las flores que el flotante lino
De mujeres bellísimas engasta:?

Goce en buen hora, y su cerebro encienda
En la rojiza lumbre de la incasta
Hoguera del deseo:?

Yo, embriagado de mis penas, me devoro,
Y mis miserias lloro,
Y buitre de mí mismo me levanto,
Y me hiero y me curo con mi canto,
Buitre a la vez que altivo Prometeo.

Los motivos del lobo

Rubén Darío

El varón que tiene corazón de lis,
alma de querube, lengua celestial,
el mínimo y dulce Francisco de Asís,
está con un rudo y torvo animal,
bestia temerosa, de sangre y de robo,
las fauces de furia, los ojos de mal:
el lobo de Gubbia, el terrible lobo,
rabioso, ha asolado los alrededores;
cruel ha deshecho todos los rebaños;
devoró corderos, devoró pastores,
y son incontables sus muertes y daños.

Fuertes cazadores armados de hierros
fueron destrozados. Los duros colmillos
dieron cuenta de los más bravos perros,
como de cabritos y de corderillos.

Francisco salió:
al lobo buscó
en su madriguera.
Cerca de la cueva encontró a la fiera
enorme, que al verle se lanzó feroz
contra él. Francisco, con su dulce voz,
alzando la mano,
al lobo furioso dijo: ?¡Paz, hermano
lobo! El animal
contempló al varón de tosco sayal;
dejó su aire arisco,
cerró las abiertas fauces agresivas,
y dijo: ?¡Está bien, hermano Francisco!
¡Cómo! ?exclamó el santo?. ¿Es ley que tú vivas
de horror y de muerte?
¿La sangre que vierte
tu hocico diabólico, el duelo y espanto
que esparces, el llanto
de los campesinos, el grito, el dolor
de tanta criatura de Nuestro Señor,
no han de contener tu encono infernal?
¿Vienes del infierno?
¿Te ha infundido acaso su rencor eterno
Luzbel o Belial?
Y el gran lobo, humilde: ?¡Es duro el invierno,
y es horrible el hambre! En el bosque helado
no hallé qué comer; y busqué el ganado,
y en veces comí ganado y pastor.
¿La sangre? Yo vi más de un cazador
sobre su caballo, llevando el azor
al puño; o correr tras el jabalí,
el oso o el ciervo; y a más de uno vi
mancharse de sangre, herir, torturar,
de las roncas trompas al sordo clamor,
a los animales de Nuestro Señor.
Y no era por hambre, que iban a cazar.
Francisco responde: ?En el hombre existe
mala levadura.
Cuando nace viene con pecado. Es triste.
Mas el alma simple de la bestia es pura.
Tú vas a tener
desde hoy qué comer.
Dejarás en paz
rebaños y gente en este país.
¡Que Dios melifique tu ser montaraz!
?Está bien, hermano Francisco de Asís.
?Ante el Señor, que todo ata y desata,
en fe de promesa tiéndeme la pata.
El lobo tendió la pata al hermano
de Asís, que a su vez le alargó la mano.
Fueron a la aldea. La gente veía
y lo que miraba casi no creía.
Tras el religioso iba el lobo fiero,
y, baja la testa, quieto le seguía
como un can de casa, o como un cordero.

Francisco llamó la gente a la plaza
y allí predicó.
Y dijo: ?He aquí una amable caza.
El hermano lobo se viene conmigo;
me juró no ser ya vuestro enemigo,
y no repetir su ataque sangriento.
Vosotros, en cambio, daréis su alimento
a la pobre bestia de Dios. ?¡Así sea!,
contestó la gente toda de la aldea.
Y luego, en señal
de contentamiento,
movió testa y cola el buen animal,
y entró con Francisco de Asís al convento.

*

Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo
en el santo asilo.
Sus bastas orejas los salmos oían
y los claros ojos se le humedecían.
Aprendió mil gracias y hacía mil juegos
cuando a la cocina iba con los legos.
Y cuando Francisco su oración hacía,
el lobo las pobres sandalias lamía.
Salía a la calle,
iba por el monte, descendía al valle,
entraba en las casas y le daban algo
de comer. Mirábanle como a un manso galgo.
Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo
dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,
desapareció, tornó a la montaña,
y recomenzaron su aullido y su saña.
Otra vez sintióse el temor, la alarma,
entre los vecinos y entre los pastores;
colmaba el espanto los alrededores,
de nada servían el valor y el arma,
pues la bestia fiera
no dio treguas a su furor jamás,
como si tuviera
fuegos de Moloch y de Satanás.

Cuando volvió al pueblo el divino santo,
todos lo buscaron con quejas y llanto,
y con mil querellas dieron testimonio
de lo que sufrían y perdían tanto
por aquel infame lobo del demonio.

Francisco de Asís se puso severo.
Se fue a la montaña
a buscar al falso lobo carnicero.
Y junto a su cueva halló a la alimaña.
?En nombre del Padre del sacro universo,
conjúrote ?dijo?, ¡oh lobo perverso!,
a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?
Contesta. Te escucho.
Como en sorda lucha, habló el animal,
la boca espumosa y el ojo fatal:
?Hermano Francisco, no te acerques mucho...
Yo estaba tranquilo allá en el convento;
al pueblo salía,
y si algo me daban estaba contento
y manso comía.
Mas empecé a ver que en todas las casas
estaban la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.
Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,
y un buen día todos me dieron de palos.
Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguía tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.
Y así, me apalearon y me echaron fuera.
Y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente;
mas siempre mejor que esa mala gente.
y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.
Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.

El santo de Asís no le dijo nada.
Le miró con una profunda mirada,
y partió con lágrimas y con desconsuelos,
y habló al Dios eterno con su corazón.
El viento del bosque llevó su oración,
que era: Padre nuestro, que estás en los cielos...

Pablo Neruda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos."

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,
y estos sean los ultimos versos que yo le escribo.

viernes, 27 de febrero de 2009

FIGURAS RETORICAS EN LA LITERATURA

Figuras Retóricas en la Literatura

Se denomina figuras retóricas a ciertas formas de utilizar las palabras en el sentido de que, aunque son empleadas con sus acepciones habituales (aspecto que las diferencia de los tropos), son acompañadas de algunas particularidades fónicas, gramaticales o semánticas, que las alejan de un uso normal de las mismas, por lo que terminan por resultar especialmente expresivas. Debido a esto, su uso es característico, aunque en modo alguno exclusivo, de las obras literarias.

De forma coloquial, reciben también el nombre de recursos literarios, recursos estilísticos, recursos retóricos, figuras literarias, figuras del discurso, etc.

Las figuras literarias se dividen en dos grandes grupos: las figuras de dicción y las figuras de pensamiento.

Figuras de dicción

Las figuras de dicción afectan primordialmente a la forma de las palabras, aunque en ocasiones inciden también sobre el significado. Se distinguen cuatro categorías: figuras de metaplasmo, figuras de repetición, figuras de omisión y figuras de posición.

Figuras de metaplasmo

Las figuras de metaplasmo consisten en la utilización de formas léxicas que serían, en teoría, incorrectas en la lengua ordinaria. Las más conocidas de estas figuras son las licencias métricas.

Las figuras de metaplasmo son las siguientes: prótesis, epéntesis, parágoge, aféresis, síncopa, apócope, diástole o éctasis, sístole, diéresis, sinéresis, sinalefa, ecthlipsis y metátesis.

  • En una segunda acepción, se denomina metaplasmo al cambio de género; así, hay metaplasmo, por ejemplo, en centinela, o puente, que son femeninos en la lengua antigua y masculinos hoy; más concretamente, se suele denominar también con la palabra metaplasmo al distinto género de una palabra en singular y en plural (latín locus, masculino; loca, neutro).

Figuras de repetición

Las figuras de repetición consisten en el uso de elementos lingüísticos (fonemas, sílabas, morfemas, frases, oraciones...) que ya habían sido usados en el mismo texto. La repetición no tiene por qué ser necesariamente exacta, por lo que en muchas ocasiones se dan casos de semejanza.

Las figuras de repetición son las siguientes: aliteración, onomatopeya, homeotéleuton, anáfora, epífora, complexio, geminación, anadiplosis, gradación, epanadiplosis, polisíndeton, annominatio (paronomasia, derivatio, figura etimológica, diáfora, políptoton), traductio, equívoco / antanaclasis, paralelismo (Retórica) (isocolon, parison, correlación), quiasmo y commutatio / retruécano.

Figuras de omisión

Las figuras de omisión consisten en la supresión de un elemento lingüístico necesario, en teoría, para la construcción del texto. Su uso tiende a aligerar la expresión.

Las figuras de omisión son las siguientes: asíndeton, elipsis, zeugma, silepsis y reticencia / aposiopesis.

Figuras de posición

Las figuras de posición son aquellos procedimientos que se basan en la alteración del orden normal de las partes de la oración.

Las figuras de posición son las siguientes: hipérbaton, anástrofe, tmesis y synchysis / mixtura verborum.

Figuras de pensamiento

Las figuras de pensamiento afectan principalmente al significado de las palabras. Se distinguen las siguientes categorías: figuras de amplificación, figuras de acumulación, figuras lógicas, figuras de definición, figuras oblicuas, figuras de diálogo, figuras dialécticas (o de argumentación) y figuras de ficción.

Figuras de amplificación

Aunque la, en latín, amplificatio, no es tanto un desarrollo más por extenso de una idea sino más bien su realce (por un uso especial de la entonación, por ejemplo), en la práctica las figuras de amplificación incluyen técnicas de alargamiento de los contenidos de un texto.

Las figuras de amplificación son las siguientes: expolitio, interpretatio, paráfrasis, isodinamia, digresión y epifonema.

Figuras de acumulación

Las figuras de acumulación son procedimientos que buscan la adición de elementos complementarios a las ideas expuestas.

Las figuras de acumulación son las siguientes: enumeración, distributio, epífrasis y epíteto.

Figuras lógicas

Las figuras lógicas son procedimientos que tienen que ver con las relaciones lógicas entre las ideas dentro de un texto; de forma especial, se considera la relación de contradicción o antinomia, por lo que la figura lógica por antonomasia es la antítesis. Como variantes de esta, se encuentran la cohabitación, la paradoja y el oxímoron.

Figuras de definición

Las figuras de definición (y descripción) se utilizan para reflejar lingüísticamente la esencia o apariencia de los temas tratados (personas, objetos, conceptos...).

Las figuras de definición y descripción son las siguientes: definitio, prosopografía, etopeya, pragmatografía, topografía, cronografía y evidentia / demonstratio.

Figuras oblicuas

Las figuras oblicuas designan de forma indirecta una realidad utilizando las palabras en sentido apropiado. Constituyen la frontera con los tropos.

Las figuras oblicuas son las siguientes: perífrasis / circunloquio, lítotes y preterición.

Figuras de diálogo o figuras patéticas

Las figuras de diálogo son las propias del estilo directo, pues subrayan el carácter comunicativo del discurso. Se denominan también figuras patéticas pues pretenden incidir afectivamente en el destinatario.

Las figuras de diálogo son las siguientes: apóstrofe / invocación, exclamación, interrogación retórica, optación y deprecación.

Figuras dialécticas

Las figuras dialécticas o de argumentación son las propias de los debates dialécticos (la disputatio, en latín); se trata de técnicas argumentativas.

Las figuras dialécticas son las siguientes: concessio, correctio, dubitatio, communicatio, conciliatio y distinctio / paradiástole; pueden, además, incluirse aquí las llamadas probationes argumentativas, o pruebas expuestas por el orador para defender su argumentación: simile, argumentum y sententia.

Figuras de ficción

Las figuras de ficción permiten presentar como reales situaciones imaginarias.

Las figuras de ficción son las siguientes: personificación / prosopopeya, sermocinatio / idolopeya y subiectio / percontatio.

domingo, 22 de febrero de 2009

Las Reglas del Juego y su Rompimiento en Literatura

La literatura, como todo lo demás en la vida, es regida a través de reglas que dictan la manera de cómo deben estructurarse y crearse una obra, para que esta sea aceptada por la sociedad, o la parte de la sociedad que deseamos admire nuestro trabajo u obra. Dentro de estas reglas se pueden mencionar algunas como la manipulación del contenido, la ambigüedad, la autorreferencia, hipercodificación y el idiolecto estético.

Cada una de estas reglas es utilizada por los autores para poder crear una obra literaria, que les permita expresar sus pensamientos de una forma ordenada y apropiada. Entonces así como la manipulación del contenido, que se basa en como el escritor redacta su texto codificando el mensaje de manera que le permita manipular la recepción de su contenido a su receptor. Algunos ejemplos sobre esta manipulación es en los textos religiosos, pues el mensaje es manipulado para presentarlo como la palabra de cada uno de los dioses que rigen estas religiones, para ser obedecidos y que se les rinda pleistecia. O en los boletines de propaganda Nazi que intentaban estimular el odio hacia los judíos, y ahora con los israelíes-sionistas que proclaman la creación de un estado de Israel, y la defensa del mismo a toda costa. En la poesía, el contenido se manipula a veces para atraer o seducir al sexo opuesto para conquistarlo de una forma romántica y amorosa, y mientras algunos poetas habrán escritos sus textos sin la intención de manipular, habrán lectores que ciertamente utilizan los poemas para intentar enamorar a más de alguien,
Tal es el caso de los poemas de Mario Benedetti, que son utilizados para expresar el amor que se siente por alguien o para intentar conquistar su amor.

O la ambigüedad, que es cuando la palabra al ser tan vaga no tiene significado claro o significado alguno, y así como puede denotar múltiples significados en una palabra también los puede limitar. La mayoría de poemas utiliza palabras ambigüas para expresar sentimientos encontrados en el autor acerca de un amorío frustrado o un sufrimiento insufrible. Podría ser también el uso de metáforas para denotar la ambigüedad en algunos mensajes, que se deben interpretar dentro de su contexto literario, para poder entender los mensaje metafísicos que el autor intenta darnos a conocer. Así como por ejemplo, Franz Kafka, en cada una de sus obras utiliza estas metáforas para ilustrar un sentimiento o una emoción qe no podría demostrar de otra forma, pero en ninguna es más clara como en La Metamorfosis, donde Gregorio Samsa (personaje de la novela, que en realidad representa a Kafka y se transforma en una inmensa cucaracha), es atacado por su padre con manzanas, y una de ellas se le clava en el lomo para que sea absorbida por el cuerpo tiempo despues, ilustra de forma ambigua el pecado original de Adán y Eva y al mismo tiempo la repulsión que le causa la tranformación al padre del personaje, y que representa la forma en como Kafka se sintió al ser reprochado por su padre.

La autorreferencia que es un fenómeno que sucede en el lenguaje natural o formal, y consiste en una oración o fórmula referente en forma directa de sí misma. También se refiere a la habilidad de un sujeto para hablar o referirse a sí mismo. Acá podríamos mencionar de nuevo a Franz Kafka, pues la mayoría de sus obras tratan acerca de su vida o fragmentos de su vida representados en los diversos personajes de cada una de sus obras, y que Kafka menciona a manera de autorreferirse a su tormentosa vida con sus padres.

También otras reglas que existen en literatura son la hipercodificación y el idiolecto sintético. En literatura, es posible que el rompimiento de las reglas lleve a los autores a descubrir nuevas formas de crear sus obras, así como Kafka rompió la regla de mezclar dos géneros literarios y fundirlos en uno solo, con “CARTA AL PADRE” el cual es un despiadado discurso jurídico contra su progenitor, donde la víctima Franz Kafka acusa con el apoyo de el Fiscal Franz Kafka, al archicriminal Hermann Kafka ante la autoridad inapelable del Juez Supremo Hermann Kafka. Esta carta, que más bien parecía una acusación legal contra su padre, estaba escrito en prosa pero consistía en un documento jurídico (Franz Kafka se gradúo de abogado), por lo que lo convierte en una obra literaria.

No conozco o no recuerdo a muchos autores que al romper las reglas hayan logrado crear innovadora e impactantes obras literarias, aunque podría mencionar que la poesía de Mario Benedetti podría ser uno de estos casos, pues en la mayoría de sus poemas, Benedetti no se rige por las reglas clásicas de la lírica, ya que a veces en un verso utiliza una palabra únicamente, y en algunos sus versos no riman.

Yo podría mencionar que en mi línea de trabajo muchas veces rompo las reglas del juego, las reglas de cómo realizar fotografías o como cubrir eventos noticiosos y manejar mi fotografía periodística, y al romper estas reglas, lo que creo es lo suficientemente original e innovador como para atraer el ojo de los editores y del director del diario para el que laboro, por lo que el romper las reglas del juego puede traer cosas muy buenas para el desarrollo de cada persona, siempre y cuando este rompimiento no afecte o perjudique a los demás.

domingo, 15 de febrero de 2009

La Complicidad y la Actitud Crítica y su relación con la Literatura

La Complicidad y la relación con la Literatura

Ser cómplice en algo es participar en un hecho colaborando con quiénes lo han planificado, con el pleno conocimiento de todo ello. Entonces podríamos definir la Complicidad en la Literatura como cuando el lector se vuelve cómplice del autor mientras lee su obra. Esta relación se da luego de que el lector al verse sumergido en la lectura, comparte los sentimientos del autor, y en la trama se vuelve copartícipe al intentar adivinar y descubrir que la mayoría de veces adivina lo que sigue en la trama.

Habrá personas que se identifiquen con el autor de esta forma, pero en mi caso no puedo estar seguro de haber establecido este vínculo con algún autor en especial, aunque ha habido ocasiones en que sin querer logró adivinar la trama. Aunque puedo recordar que una vez que me sucedió esto, es porque encontré la novela que leía demasiado ridícula, patética y redundante, que solo deseaba terminarla lo más rápido posible. La obra era de Tom Clancy, un autor estadounidense que escribe novelas militares y de conspiraciones, pero que añade un toque de amor a la historia. Muchos lo definen como el Ian Fleming de Estados Unidos, pero a la larga sus obras son tan repetitivas que muchas veces se repiten, y su espíritu de enaltecer a su país, a través de sus hazañas y conquistas militares donde el héroe siempre va a ser un agente secreto de la CIA o un soldado retirado que es vuelto a la acción, me resulta francamente patético.

Aunque en ocasiones si he logrado llegar a disfrutar alguna obra que a pesar de adivinar lo que continúa, lo disfruto de mejor forma. Por ejemplo en la obra, Las Aventuras del Capitán Alatriste, del autor español Arturo Pérez-Reverte, que habla sobre las aventuras de un espadachín del siglo XVIII, al estilo de Alejandro Dumas. Otras obras que podría mencionar es la de Gabriel García Márquez, con su libro Crónica de una Muerte Anunciada y Relato de un Naufrágo, o Mario Vargas Llosa en su Guerra del Fin del Mundo.

Pero por lo general las obras que leo me gustan y me interesan, pero las leo sin el afán de volverme cómplice de nadie sino más bien dejó que la historia tome su curso y me sorprenda cuando deba sorprenderme.

La Complicidad podría referirse también, a cuando el autor logra que sintamos simpatía por alguno de los personajes de su obra, nos identifiquemos con ellos y luego tomemos su lado, y nos volvamos “aliados” por así decirlo de dichos personajes, sean estos los protagonistas o los antagonistas, buenos o malos, héroes o antihéroes.

No pocas veces me ha sucedido esto, y por lo general me veo identificado con algún personaje de alguna historia, como en el relato de Territorio Comanche de Arturo Pérez Reverte, pues en esta obra narra las aventuras de un corresponsal cubriendo en conflicto serbo-bosnio. En las historias de José Milla y Vidaurre, muchas veces los antagonistas tienen mi simpatía, pues son los que sufren algún desamor, se dan cuenta de su desventaja y eso los vuelve resentidos o son malos por ser incomprendidos. O como en el caso de leer la poesía de Ernesto Che Guevara, que se identifica con los débiles y los desprotegidos, y me hace querer ser parte de su lucha.

Actitud Crítica

La Actitud Crítica es la capacidad de poder ver las cosas como son sin tomar partido, ser objetivo y no parcializar las cuestiones. En literatura podríamos decir que la actitud crítica es cuando leemos alguna obra, sin tomar partidos o lados de la historia, no simpatizar con ninguno de los personajes involucrados. Puedo decir con certeza de que este es mi caso en un noventa por ciento de mi lectura, pues leo todo con actitud crítica y sin tomar partidos, y lo hago de forma de poder analizar lo que leo y hacerme de una idea de lo que el autor pensó al momento de plasmar sus ideas en papel. Me sucede más que nada con los autores anglosajones, pero eso ya es por mis ideologías, y siempre halló que cada vez menos me gustan estos autores y sus escritos, y me inclino más por la prosa y lírica latinoamericana, la española y en menor medida en la Europea.

La actitud crítica hacia los anglosajones es debido a que los considero mal intencionados en todo cuanto hacen, y lo asumo incluso en su literatura, pues la mayoría de autores estadounidenses lejos de escribir acerca de su cultura, su historia o sobre algo más productivo, escriben sobre su superioridad en el mundo, o de cómo su máquina bélica es capaz de destruir todo cuanto encuentran o consideran peligroso, o sobre como las eternas conspiraciones de comunistas, árabes, terroristas, chinos y demás habitantes del mundo viven complotando contra su país y sus habitantes. Me resulta tan cómico e irritable a la vez, y siempre me digo a mi mismo que voy a dejar de leer las gringadas y la basura que escribe la eurobasura, pero siempre he dicho que hay que saber lo que dice el enemigo, y leo cuanta obra, ensayo, análisis, novela que encuentre de estos autores.

domingo, 1 de febrero de 2009

Definición de Literatura, Escritor Modelo y Lector Modelo

Definición de Literatura:

Según el Diccionario Enciclopédico Ilustrado Sopena, la Literatura tiene por definición la de ser un Género de producciones del entendimiento humano que tienen por fin expresar lo bello por medio de la palabra escrita.

Otras definiciones del diccionario son: Suma de conocimientos, instrucción general en esté y en cualesquiera otros ramos del saber humano. Conjunto de todas las producciones literarias de un pueblo o una época. Por extensión, conjunto de obras que tratan de un arte o ciencia. La realización de lo bello por medio de la palabra.

Por lo que podríamos darle a literatura una definición general como: La palabra literatura procede de la palabra griega Littera que traducida significa letra, por lo que podríamos darle una definición de: Es un arte expresado a través de la palabra escrita, o composiciones de escritos y textos de producción artística, de un país, pueblo o una época determinada.

Escritor Modelo:

El Escritor Modelo es toda aquella persona que se dedica al arte de escribir y expresar la belleza a través de sus escrituras, y logra con sus producciones literarias que cada lector que se tope con él disfrute su entera colección de escritos.

No podría yo limitarme a mencionar solamente a un escritor modelo, y creo que también sería egoísta el no mencionar a quiénes de alguna forma o de otra han influenciado mi lectura, o por lo menos atraído mi atención. Por ejemplo, podría mencionar a escritores modelos por países como de Estados Unidos: Edgar Allan Poe, Frederick Forsyth, Stephen King y Michael Crichton. De Guatemala se encuentran José Milla y Vidaurre, Otto René Castillo y Luis de Lión. Mario Benedetti de Uruguay, Rubén Darío de Nicaragüa, Gabriel García Márquez de Colombia, Arturo Pérez-Reverte de España y Julio Verne de Inglaterra.

Lector Modelo:

El Lector Modelo es todo aquel que tiene la capacidad de disfrutar los libros de cualquier autor, al mismo tiempo que pueda entenderlos.
.
Yo me considero un lector modelo pues puedo leer literatura anglosajona y en español, y entenderla al mismo tiempo, y soy aficionado a lecturas de Latinoamérica pero también de autores estadounidenses e ingleses.

Definición de Literatura, Escritor Modelo y Lector Modelo

Definición de Literatura:

Según el Diccionario Enciclopédico Ilustrado Sopena, la Literatura tiene por definición la de ser un Género de producciones del entendimiento humano que tienen por fin expresar lo bello por medio de la palabra escrita.

Otras definiciones del diccionario son: Suma de conocimientos, instrucción general en esté y en cualesquiera otros ramos del saber humano. Conjunto de todas las producciones literarias de un pueblo o una época. Por extensión, conjunto de obras que tratan de un arte o ciencia. La realización de lo bello por medio de la palabra.

Por lo que podríamos darle a literatura una definición general como: La palabra literatura procede de la palabra griega Littera que traducida significa letra, por lo que podríamos darle una definición de: Es un arte expresado a través de la palabra escrita, o composiciones de escritos y textos de producción artística, de un país, pueblo o una época determinada.

Escritor Modelo:

El Escritor Modelo es toda aquella persona que se dedica al arte de escribir y expresar la belleza a través de sus escrituras, y logra con sus producciones literarias que cada lector que se tope con él disfrute su entera colección de escritos.

No podría yo limitarme a mencionar solamente a un escritor modelo, y creo que también sería egoísta el no mencionar a quiénes de alguna forma o de otra han influenciado mi lectura, o por lo menos atraído mi atención. Por ejemplo, podría mencionar a escritores modelos por países como de Estados Unidos: Edgar Allan Poe, Frederick Forsyth, Stephen King y Michael Crichton. De Guatemala se encuentran José Milla y Vidaurre, Otto René Castillo y Luis de Lión. Mario Benedetti de Uruguay, Rubén Darío de Nicaragüa, Gabriel García Márquez de Colombia, Arturo Pérez-Reverte de España y Julio Verne de Inglaterra.

Lector Modelo:

El Lector Modelo es todo aquel que tiene la capacidad de disfrutar los libros de cualquier autor, al mismo tiempo que pueda entenderlos.

Yo me considero un lector modelo pues puedo leer literatura anglosajona y en español, y entenderla al mismo tiempo, y soy aficionado a lecturas de Latinoamérica pero también de autores estadounidenses e ingleses.